Contacto
X
CAPTCHA Image
Refresh

paraboladelreinoLa tentación de descalificar lo bueno.

 “¿Cómo puede ser que Satanás eche a Satanás? Si un reino está dividido contra sí mismo, ese reino no puede subsistir. (Mc 3, 24).

Tenemos que ubicar este pasaje en los inicios de la obra evangelizadora de Jesús; Su predicación y su estilo de vida comienzan a cautivar el corazón de muchas personas; ha elegido y ha llamado a algunos para formar su grupo de apóstoles; ha realizado milagros y su nombre se escucha por todos los rincones, y ya se dice de él que es un verdadero profeta; por todo esto Jesús se va convirtiendo en la esperanza de los sencillos y humildes, que son la mayoría del pueblo.

 

 Esta situación comienza a inquietar a los jefes políticos de Israel; Pero claro, la preocupación no es porque Jesús cure y haga obras buenas, sino porque con su predicación y su acción está contradiciendo los intereses políticos de los jefes del pueblo; por lo tanto, hay que silenciarlo cuanto antes; y para eso echan mano de la descalificación, o calumnia; Ellos sabían lo que nosotros también sabemos y que se ha convertido en una máxima, “calumniad con audacia: algo siempre quedará”.

 Es así que emprenden una campaña muy fuerte de descalificación del Maestro, utilizando estrategias como desacreditar, desautorizar, incapacitar, anular, excluir, invalidar, insultar, ofender, y esto no lo pueden hacer sino abusando del poder que ostentan. Según ellos, el pueblo tiene que entender que esos milagros y esas obras de Jesús proceden de un pacto con Satanás.

 Los fariseos están interesados en que los judíos no vayan detrás de Jesús y utilizan el argumento que él no procede de Dios, sino que es un simple charlatán endemoniado; con este argumento buscan echar a pique su propósito de hacer el bien y buscar que el pueblo no exija condiciones justas de vida.

 Jesús deshace esa calumnia con un argumento sencillo y enmarcado en la más simple lógica: “¿Cómo puede ser que Satanás eche a Satanás? Si un reino está dividido contra sí mismo, ese reino no puede subsistir”. Basta ese corto versículo de Evangelio para entender que Satanás, príncipe del mal, no puede hacer el bien, va contra su naturaleza, y que Jesús, quien sólo sabe hacer el bien, no tiene nada que ver con el mal, por el contrario, viene a luchar contra el poder de Satanás. Pero claro, las mentes cerradas de estos fariseos no les daba para entender este argumento que sí lo entendieron los más humildes, por eso Jesús da gracias al Padre “porque ha escondido estas cosas a los sabios y entendidos y se las ha manifestado a los sencillos” (Mt 11, 25).

 Parece que hacer el bien y luchar por la justicia tiene muchos enemigos. Y el que quiera ser bueno tiene que prepararse porque muy pronto vendrá la descalificación y la calumnia. Y hay que saber que existen quienes por profesión bien remunerada, o al menos por no tener oficio, tienen la maña demoníaca de descalificar a los buenos. Y está claro que detrás de la calumnia siempre se esconden intereses políticos, económicos, culturales, que son capaces de hacer mover todas las maquinarias existentes para arrasar a quien se atreva a poner por encima de ellos  los intereses del pueblo.

 A los fariseos les ocurre con Jesús como quien tiene ante sus ojos un lingote  de oro puro, y pretenden decir y hacer creer que lo que lo único que hay es un metal  sin valor. Al que esto diga se puede diagnosticar trastorno visual severo. Lo mismo, quien ve al maligno allí donde sólo hay amor y bondad, y pretende hacer creer que allí no hay bondad, le podemos diagnosticar trastorno espiritual, con síntomas severos de depresión, o como quien dice: un peligro para la sociedad.

 La peor de las descalificaciones viene cuando está dirigida hacia Jesús; No lo reconocemos como Dios y Señor; Nos pasaría lo de los fariseos del evangelio que se privan de disfrutar de la bondad del Corazón de Jesús, de su infinita sabiduría y de su amor sin límites, no porque Jesús no los quiera enriquecer, sino porque van cerrando su alma a Dios.

 Ojalá lleguemos a reconocer a Jesús como lo reconoció Tomás: “Señor mío y Dios mío” (Jn 20, 28). Y que reconozcamos a Cristo en tantos hombres y mujeres que en el mundo están comprometidos con la paz, la justicia, la solidaridad y el bien de los pueblos, especialmente de los menos favorecidos.

Noticias y Eventos

Proximos Eventos

Agosto 2017
D L M X J V S
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31

Artículos Destacados

Vídeo Semanal

Descripción Vídeo

 Te invitamos a participar en el:

Diplomado en Familia

Participa en este importante diplomado sobre uno de los campos más fundamentales de nuestra sociedad, la familia.  Organizado por el Instituto de Familia de la Arquidiócesis de Tunja y la Fundación Universitaria Juan de Castellanos. Tel: PBX (8)7458676 Op. 1 Ext. 2203.

Convenios

Fundacion Universitaria Juan de Castellanos

Juan de Castellanos

Naturaleza, Descanso y Espiritualidad Casa Hotel Villa Vianney

Casa Villa Vianney

Canal Local de Televisión TeleSantiago

Canal TeleSantiago

Periodico Puente Boyacense

Puente Boyacense

trabajamos con educación pertinente y de calidad

Fundacion ITEDRIS

Escuela de Arte Sagrado San Lucas

Escuela San Lucas